23 C
Ibarra
lunes, septiembre 26, 2022

Blinken viaja a Egipto y Jordania para cimentar el alto el fuego

Javier AnsorenaSEGUIRCorresponsal en Nueva York
Actualizado:27/05/2021 01:13h
Guardar
Noticias relacionadas

La Administración Biden ha dejado claro que no tiene en la agenda un acuerdo de paz histórico para Israel y Palestina y se conforma, de momento, con pretensiones modestas y realistas. Joe Biden no ha prestado mucha atención al conflicto entre israelíes y palestinos desde su desembarco en la Casa Blanca y su reacción a la erupción de violencia de este mes, la peor desde la guerra de 2014, fue mesurada y progresiva.

Esta semana, su secretario de Estado, Antony Blinken, ha viajado a la región no con la intención de grandes cambios en el rompecabezas político de Israel y Palestina, sino para reforzar dos objetivos claros: el mantenimiento del alto el fuego logrado la semana pasada,
tras once días de violencia, y la reconstrucción de la franja de Gaza, que se llevó la peor parte del conflicto.

Después de reuniones intensas con israelíes y palestinos, este miércoles extendió su viaje a dos países decisivos para esos objetivos: Egipto y Jordania.

En El Cairo se reunió con Abdel Fatah al-Sisi, el presidente de Egipto, un país que mantiene relaciones directas tanto con Israel como con los palestinos y estuvo involucrado de forma directa en las conversaciones que acabaron en el alto el fuego. «Tuvimos en Egipto un socio real y efectivo para hacer frente a la violencia, para llevarla a su fin, de una forma relativamente rápida», dijo el jefe de la diplomacia estadounidense.

Según Blinken, Egipto y EE.UU. están trabajando «de cerca para construir algo positivo», aunque la aspiración de una paz duradera y una solución de dos estados para Israel y Palestina parece muy lejana. Además de la mediación del alto el fuego, Egipto es clave para la reconstrucción de Gaza. El país africano tiene una frontera con la franja, el paso de Rafah, que las autoridades egipcias abrieron durante la violencia para la evacuación de heridos y la entrada de personal médico. Ahora será determinante para canalizar la ayuda humanitaria, en la que Blinken ha querido poner mucho énfasis esta semana. «El alto el fuego no es suficiente», ha dicho.

La Administración Biden pretende solicitar al Congreso de EE.UU. 75 millones de dólares adicionales para ese objetivo y Blinken insistió en que ningún fondo beneficiará a Hamás, un objetivo complicado por la presencia amplia del grupo terrorista en Gaza.

El secretario de Estado voló inmediatamente después a Jordania, donde celebró un encuentro con el rey Abdalá II. El monarca jordano felicitó a Blinken por la decisión de EE.UU. de reabrir el consulado en Jerusalén, que funcionaba como la embajada ‘de facto’ para los palestinos y que Donald Trump cerró en 2019.

Ver los
comentariosTemas

Artículos relacionados

Últimos artículos