23 C
Ibarra
lunes, septiembre 26, 2022

Tres detenidos por manipular los frenos del teleférico que causó la muerte de 14 personas en Italia

Ángel Gómez FuentesSEGUIRCorresponsal en Roma
Actualizado:26/05/2021 12:55h
Guardar
Noticias relacionadas

Tres personas han sido detenidas, acusadas de «homicidio múltiple doloso», con graves indicios de culpabilidad, en
la tragedia que causó 14 muertos –solo hubo un superviviente, un niño de 5 años–, al precipitarse el pasado domingo la cabina del teleférico que conecta el municipio de Stressa, en la región de Piamonte, con la cima del monte Mottarone, cerca de la frontera con Suiza. Los tres detenidos, entre ellos el gestor del teleférico, han reconocido su culpabilidad, al admitir que «el freno de emergencia no se activó voluntariamente», es decir, sabían que existía una anomalía, pero, en lugar de poner los medios para repararla, optaron por continuar la actividad por razones económicas. «Eran conscientes del problema, desde hace al menos un mes, y no quisieron parar el negocio», han dicho los investigadores.

Un oficial del Arma de carabineros ha explicado en la RAI: «Hubo desperfectos en el teleférico, se llamó al mantenimiento, que no resolvió el problema, o solo lo resolvió parcialmente. Para evitar más interrupciones en el servicio, optaron por dejar la ‘horquilla’, que impide que el freno de emergencia entre en funcionamiento ».

Tras la catástrofe, pronto se sospechó que podía tratarse de un error humano. Pero los investigadores han manifestado su asombro al conocer
«el inquietante desarrollo» de una tragedia inconcebible. «El cuadro que se desprende de la reconstrucción es grave y desconcertante», explicó a las cuatro de esta madrugada la fiscal de Verbania, Olimpia Bossi.

«En particular, a partir de las imágenes del teleférico –añadió la magistrada– vimos cómo el sistema de frenos de emergencia parecía alterado, en el sentido de que se había manipulado [en la práctica, desactivada] la horquilla que bloqueaba los frenos. De las investigaciones se deduce que esto fue motivado por la necesidad de evitar continuas interrupciones y bloqueos del teleférico. Se habían realizado algunas intervenciones de mantenimiento, pero no se habían resuelto por completo los problemas. El sistema evidentemente presentaba anomalías y habría requerido una intervención más sustancial que habría mantenido el teleférico inactivo». En definitiva, según la fiscal Bossi, el cable de acero de la cabina se rompió y el sistema de frenos de emergencia no funcionó porque la horquilla que mantiene a distancia las zapatas de freno para bloquear el cable de soporte en caso de rotura estaba desactivada, «para no parar el teleférico y seguir con la actividad».

Los responsables de esta decisión se encuentran ya en la cárcel de Virbania: Luigi Nerini, 56, dueño de la empresa que administra el teleférico; el director del servicio, Gabriele Tadini, 63, y el ingeniero Enrico Perocchio, 51.

Los investigadores han contado para su reconstrucción con un video con las dramáticas imágenes del accidente. La cabina estaba a solo cinco metros de la llegada a la estación de la cima del monte Mottarone, pero al romperse el cable y fallar el sistema de frenado, la cabina se deslizó a más de 100 kilómetros por hora, precipitándose después en un vuelo de más de 50 metros y rodando en una zona boscosa una docena de metros.

El niño superviviente se recupera

Mientras tanto, se recupera lentamente el único superviviente de la tragedia, el niño israelí Eitan, que se salvó gracias a tenerlo abrazado su padre. «La esperanza aumenta, pero será un proceso de cura largo», ha manifestado el doctor Giorgio Ivani, del hospital Reina Margarita de Turín. El pequeño Eitan tiene una serie de fracturas en brazos y piernas, trauma pulmonar e intestinal. «La resonancia magnética ha descartado daños en el cerebro y la médula espinal. Aún está intubado, pero con la posibilidad de que poco a poco se le retiren los medicamentos que lo mantienen sedado», ha explicado el doctor Ivani.

Cuando Eitan se despierte, verá a su lado a una tía, hermana de su padre, llegada desde Israel, que se hará cargo de él. Su familia ha sido destruida en la cabina de la muerte: El padre, Amit Biran, de 30 años, se había transferido a Pavía (Lombardía), para estudiar medicina, junto a su mujer Tal Peleg, 27 años, y Tom, el hijo más pequeño de apenas dos años, nacido en Pavía. En su excursión dominical, con ellos viajaron también los padres de Tal Peleg, Barbara Konisky Cohen, 71 años, y Tshak Cohen, 83, que habían llegado desde Israel en vacaciones. Un equipo de psicólogos se turnará para explicar al pequeño Eitan que su familia ha sido destruida.

Ver los
comentariosTemas

Artículos relacionados

Últimos artículos