14.3 C
Ibarra
domingo, junio 26, 2022

Crónica de un artista disidente tras pasar un mes en un hospital por orden del régimen cubano

Camila AcostaCorersponsal en La Habana
Actualizado:03/06/2021 01:31h
Guardar
Noticias relacionadas

Este 31 de mayo el
régimen cubano liberó a Luis Manuel Otero Alcántara del Hospital Calixto García, en La Habana, en donde lo mantuvieron recluido e incomunicado durante 29 días. El artista cubano fue sacado de su vivienda, esposado, en la madrugada del 2 de mayo cuando cumplía una semana de huelga de hambre y sed para exigir la devolución de sus obras confiscadas, el cese del cerco policial y de la censura artística.

Durante todo ese tiempo, el centro hospitalario permaneció militarizado, impidiendo a sus amigos que fueran a visitarlo, solo algunos familiares pudieron hacerlo por pocos minutos y ni siquiera todos los días.

Durante una entrevista, Otero Alcántara explicó lo que padeció en el hospital. Dijo que, al ser ingresado, comenzó a hidratarse para poder estar consciente de lo que estaba sucediendo, pero se mantuvo en huelga de hambre. A la semana siguiente retomaría la huelga de sed, sostiene ambas, la de hambre y sed, por una semana más. Luego estuvo unos quince días en recuperación.

Las abandona porque «me doy cuenta de que, indiscutiblemente, a mí no me iban a dejar morir», pero sus riñones ya estaban fallando y eso podría traerle graves consecuencias para su salud. También se convenció de que el régimen no le devolvería sus obras ni pagaría por ellas, lo cual era su demanda principal.

Otero Alcántara abandona la huelga de hambre porque «me doy cuenta de que, indiscutiblemente, a mí no me iban a dejar morir»Una victoria

Luis Manuel Otero Alcántara señala que inició la huelga por presión, porque no encontraba salida después de una semana de estar saliendo de su casa a reclamar sus derechos, y la devolución de sus obras, y cada día lo arrestaban a pocos metros de su vivienda. El último de estos días lo encerraron por unas siete horas en una celda con dos presidiarios enviados por la Seguridad del Estado que estuvieron todo el tiempo amenazándolo; al salir de allí fue «atendido» por una psicóloga.

«Me sentía en una especia de callejón sin salida, donde lo único que yo tenía, para poder reclamar mi propio derecho y llamar la atención, era mi propia vida», refirió.

Respecto a las demandas que lo llevaron a la huelga y que finalmente no lograra su cometido, afirmó: «Yo creo que las experiencias, tanto políticas artísticas, culturales o sociales, no creo que sean de ganar o perder (…); yo creo que son experiencias de aprendizaje, yo creo que son experiencias de conectividad (…). Yo creo que, primero que todo, estamos sentados aquí por una victoria, que haya un montón de cubanos conectados, que haya un montón de cubanos preocupados (…), es un gran logro; mover todo eso, la conciencia de la gente, que uno salga a luchar por sus derechos hasta las últimas consecuencias y que el régimen demuestre que no te va a dejar morir, eso para mí es una victoria».

#ATENCIÓN| Abrimos 🧵
Ante el nuevo video filtrado por el Hospital Calixto García, dónde mantienen aislado a @LMOAlcantara, recordamos sus exigencias:

1. Levantamiento del estado de sitio en que permanece Luis Manuel Otero Alcantara desde mes de Noviembre de 2020. pic.twitter.com/RtKSXA3dyW

— Movimiento San Isidro (@Mov_sanisidro) May 25, 2021

Según el líder del Movimiento San Isidro (MSI), las personas solo se preocuparon realmente cuando él iniciara la huelga de hambre y sed, antes de eso, cuando le arrebataron sus obras, apenas recibió apoyo. Por lo que su forma de protesta sirvió para llamar la atención sobre las violaciones de los derechos a los artistas y las faltas de libertades de expresión en la isla.

Aunque alegó que continuaría exigiendo la devolución de sus obras a nivel legal pues no pierde la esperanza, reconoce que los representantes del poder en Cuba no lo harán porque eso sería demostrar fragilidad. No obstante, el hecho de que no se las quisieran devolver, para él, demuestra que «el régimen es obtuso (…); y ya el mundo sabe que vivimos en un régimen totalitario, que me rompió las obras. Entonces, mi demanda principal es ahora mismo un símbolo de resistencia; esas obras son un símbolo de resistencia, un símbolo de lo que es capaz de hacer este régimen·.

Preso y torturado

«Yo estaba preso en el hospital y eso demuestra que el Ministerio de Salud Pública es cómplice», señaló. Asimismo, narró que fue sometido a torturas de tipo psicológico: «Somos víctimas (…), a mí nadie me preguntó si yo quería estar ahí, tenía tres militares (vigilándome) 24 por 24, las luces encendidas» todo el día y la noche, así como el aire acondicionado demasiado fuerte. «A los presos los sacan todos los días a coger sol, a mí me sacaron solamente tres veces», enfatizó.

No obstante, admitió igualmente que la atención médica fue buena: «El rostro que te pone el régimen delante es el de esos médicos, no te pone el rostro ni de Díaz-Canel ni el del ministro del Interior (…), el que te pone como responsable es a un médico»; pero, aunque hay evidencias de médicos que se han prestado para malas y antiéticas prácticas contra los opositores, «los que me pusieron a mí, yo los vi humanos, tipos preocupados por mi salud». Había médicos que también manifestaron temor en presencia de la Seguridad del Estado.

Una de las mayores preocupaciones en este tiempo era que
estuviera siendo sometido a terapias de electroshock, lo cual Luis Manuel niega, aunque los especialistas aseguran que, en caso de que los hubiera recibido, no lo recordará.

Tumbar la dictadura

Para Luis Manuel y miles de cubanos, estar «puesto» significa que está enfocado en sus objetivos, en luchar por el respeto a los derechos humanos en Cuba, en la liberación de los presos políticos, en la construcción de la democracia.

Varios de sus amigos, integrantes del MSI, y otros que se solidarizaron con él y se manifestaron pacíficamente para exigir verlo, están actualmente presos; sobre ellos, manifestó sentirse culpable.

«Indiscutiblemente, hay que hablar de Estados de Derecho, hay que hablar de que no es que liberen a
Maykel (Osorbo), sino de generar un estado de protección para todos nosotros, para que (el régimen) mañana no pueda meterme un pase por que cada día lo hacen así. Imagínate, Maykel, uno de los tipos más visibles de este país, (coautor de) ‘Patria y Vida’, no sé cuántos millones de visualizaciones, artista, y está (preso) en Pinar del Río. Y tú dices, ¿qué puedes esperar para los demás? Entonces, lo que hagamos va a ser por la libertad de Maykel, de Esteban (Rodríguez), de todos esos amigos, yo voy a seguir. Mi prioridad número uno, más que todo, es liberar a Cuba de un régimen totalitario y dictatorial (…). Hay que enfocarse en tumbar a la dictadura”, indicó.

Al liberarlo, los oficiales de la Seguridad del Estado le advirtieron que lo llevarían a prisión si desarrollaba alguna otra manifestación: «Estamos siendo condescendientes contigo pero no vamos a desaprovechar la oportunidad que nos des de meterte preso, porque estamos locos por meterte preso», le dijeron.

«Tenemos que salir del juego donde nos quiere meter la dictadura, de la represión, y en la medida en que vayamos reclamando ir construyendo la democracia en Cuba», afirma el artista

Pero Luis Manuel sigue «puesto»: «Lo que sí está claro es que la sociedad cubana está cambiando cada día más con cada uno de esos abusos y nuestras posiciones. Porque, mira, gente que ni siquiera me conoce, salen a la calle, aguantan golpes, yo estoy listo para aguantar golpes también (…); entonces, es necesario cambiar la realidad cubana (…); simplemente, lo que tenemos (que hacer) es salir del juego, salir del juego donde nos quiere meter la dictadura, de la represión, y en la medida en que vayamos reclamando ir construyendo la democracia en Cuba».

Ver los
comentariosTemas

Artículos relacionados

Últimos artículos