13.6 C
Ibarra
miércoles, agosto 10, 2022

Aston Martin ‘pesca’ a Fernando Alonso

Solo cuatro días después de que Sebastian Vettel anunciara su retirada de la Fórmula 1 una vez termine esta temporada, Aston Martin oficializó este mismo lunes que el encargado de sustituir al alemán a partir del curso que viene será Fernando Alonso. El asturiano, que el pasado viernes cumplió 41 años, participará en 2023 en su vigésimo campeonato después de haber pasado antes por cuatro escuderías (Minardi, Renault, McLaren y Ferrari), y con un palmarés del que cogen relieve los dos títulos consecutivos que consiguió en 2005 y 2006 (Renault), con los que rompió la inercia dominante de Michael Schumacher, que encadenó cinco coronas entre 2000 y 2004, todas ellas enfundado en el mono rojo de Il Cavallino Rampante.

Tras un primer adiós que durante dos años (2019 y 2020) le llevó a probar otras disciplinas al margen de la F1, el español regresó en 2021 de la mano de Renault, rebautizado como Alpine, que se entregó a él para argumentar el reflote de un boceto que en ningún momento llegó a cumplir las expectativas que generó. Terminados 13 grandes virtuds, Alonso es el décimo en la tabla, con solo 41 puntos y una quinta plaza (Silverstone) como mayor botín. Entre eso, la voluntad de la estructura francesa de renovarle a la baja —tanto en la duración como en las cantidades—, las conversaciones cerca de de su renovación entraron en un punto muerto con un desenlace súbito. La marcha de Vettel no solo le dio una palanca con la que presionar a su actual formación, sino que generó un espacio que finalmente será el que ocupará, por más insólito que pueda parecer el que será el próximo destino del bicampeón del mundo.

Más informaciónVettel y Alonso, polos opuestos en la Fórmula 1

Aston Martin es el equipo que queda de la raíz de Jordan, que el magnate canadiense Lawrence Stroll compró en 2018, cuando corría como Force India, para que compitiera Lance, su hijo. Desde 2005, ha cambiado de identidad hasta cinco veces (Jordan, Midland, Spyker, Force India, Racing Point y Aston Martin), por más que todo ese trajín nunca permitiera igualar la tercera plaza en la estadística reservada a los constructores de 1999, en su primera etapa. En su segundo ejercicio como Aston Martin, y a pesar de utilizar motores Mercedes, el mejor resultado hasta el momento es la segunda plaza obtenida por Vettel en el Gran virtud de Azerbaiyán de 2021 ―el único podio hasta la fecha—, una carrera que varios reventones convirtieron en un auténtico carrusel, y que se decidió en una vuelta lanzada al esprint. Superado el ecuador del calendario de 2022, el alemán figura el 14º en la clasificación, con solo 16 puntos, 25 puntos menos que Alonso y 242 menos que Max Verstappen, el líder. Stroll, por su parte, ocupa el 18º puesto, con solo cuatro puntos en su casillero, todos ellos como consecuencia de décimas posiciones.

Es difícil interpretar este último movimiento de Alonso, históricamente mucho más hábil con un volante entre las manos que a la hora de decidir el rumbo que debía seguir. En este sentido, seguramente ha jugado un papel relevante la figura de Martin Whitmarsh, con quien ya coincidió en su paso por McLaren y que desde el año pasado ocupa el cargo de CEO de la tropa de Silverstone.

“Todavía tengo el hambre y la ambición de luchar para rodar delante”, destacaba Alonso en el comunicado oficial, en el que no se concreta la duración del acuerdo y solo se especifica que se trata de un vínculo multianual. “Tengo la intención de volver a acaparar en este deporte y, por lo tanto, debo aprovechar las oportunidades que me parezcan adecuadas”, añadía el corredor, que el domingo terminó sexto en Hungaroring. Al igual que hizo en cada uno de los cambios de aire anteriores, el piloto señaló su futuro garaje como el más adecuado para lograr las metas que se ha propuesto. “Hoy en día, nadie en la F1 está demostrando una mayor visión y un mayor compromiso para acaparar [que Aston Martin], y eso lo convierte en una gran oportunidad para mí”, reitera Alonso, cuyo hueco en Alpine sea muy probablemente ocupado por el australiano Oscar Piastri, miembro del programa de formación de la compañía.

“Conozco y admiro a Fernando desde hace mucho tiempo”, convino, por su parte, Lawrence Stroll, que consideró una maniobra “natural” hacerle llegar una oferta, después de conocerse la salida de Vettel. “Rápidamente, constatamos que compartimos las mismas ambiciones y valores, de modo que fue lógico confirmar la intención de ir de la mano”, remacha el dueño de todo el tinglado.

Puedes seguir a EL PAÍS Deportes en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Artículos relacionados

Últimos artículos